Publicidad

De esta manera ponía punto y final la Villa de La Orotava, en Tenerife, a sus fiestas patronales. Miles de magos celebraron la tradicional Romería de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, con 86 carretas que portaban el menú especial típico de esta fiesta.

El buen tiempo y el buen hacer de los participantes hicieron todo lo demás. Una Romería que congrega cada año a muchos curiosos y que ya se ha convertido en un reclamo turístico más.

 

 

De esta manera ponía punto y final la Villa de La Orotava, en Tenerife, a sus fiestas patronales. Miles de magos celebraron la tradicional Romería de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, con 86 carretas que portaban el menú especial típico de esta fiesta.

El buen tiempo y el buen hacer de los participantes hicieron todo lo demás. Una Romería que congrega cada año a muchos curiosos y que ya se ha convertido en un reclamo turístico más.

 

 

Publicidad