Publicidad

Es el relato del robo que anoche mismo sufrió Néstor en la pequeña panadería que tiene en el barrio de Añaza, pero ni mucho menos ha sido el único, en los últimos 4 meses le han atracado en 6 ocasiones, en total más de 18 mil euros, entran sin miedo, a plena luz del día, encapuchados y armados, así ha sido desde la primera vez.

El peor fue hace tan sólo un mes, entraron de nuevo encapuchados y armados con catanas, sabían que la caja estaba llena se llevaron más de 8 mil €. Néstor tiene claro que es gente del barrio y tiene miedo a las represalias que puedan tomar contra él por el simple hecho de denunciarlo.

Harto de denunciar y de soportar atracos casi semanalmente asegura que después de 4 años aquí terminará por marcharse para sobrevivir.

Es el relato del robo que anoche mismo sufrió Néstor en la pequeña panadería que tiene en el barrio de Añaza, pero ni mucho menos ha sido el único, en los últimos 4 meses le han atracado en 6 ocasiones, en total más de 18 mil euros, entran sin miedo, a plena luz del día, encapuchados y armados, así ha sido desde la primera vez.

El peor fue hace tan sólo un mes, entraron de nuevo encapuchados y armados con catanas, sabían que la caja estaba llena se llevaron más de 8 mil €. Néstor tiene claro que es gente del barrio y tiene miedo a las represalias que puedan tomar contra él por el simple hecho de denunciarlo.

Harto de denunciar y de soportar atracos casi semanalmente asegura que después de 4 años aquí terminará por marcharse para sobrevivir.

Publicidad