Comienza el juicio contra la ciudadana china que reconoció haber matado a palos a su hijastro de 9 años en 2016. Hoy se ha enfrentado por primera vez al jurado que decidirá su futuro. Es el primer caso por el que la Fiscalía Provincial de Las Palmas pide la pena máxima: prisión permanente revisable. El padre biológico del niño, también está imputado, por un delito de comisión por omisión, por no haberlo evitado.

La acusada contestó a las preguntas de todas las partes y explicó cómo era su relación con el hijo de su pareja con el que convivía desde 2015, cuando su marido lo trajo desde China. Ejemplificó diciendo que el niño sacaba malas notas y reconoció que los malos tratos eras habituales.

Ha reconocido que estuvo golpeándole durante 40 minutos

Las palizas, reconoció durante la vista oral, lo hacían ausentarse del colegio. 65 faltas de asistencia.

Hasta que la tarde del 8 de mayo de 2016 acabó con la vida del pequeño en la vivienda familiar. Lo hizo con este palo con el que estuvo 40 minutos golpeándole, como así reconoció.

El padre biológico del niño está acusado de un delito de comisión por omisión. Dijo no saber que el niño era maltratado habitualmente por su mujer. Se enfrenta a dos años de prisión.