Publicidad

Les planteado a los astronautas cuestiones tan curiosas como que si la comida sabe diferente en la Tierra que en el espacio o si se pueden usar videoconsolas en la estación espacial. Tras varios minutos de intentos fallidos, los 20 estudiantes canarios escogidos para ello lograban la conexión con los astronautas de la Estación Espacial Internacional. Sólo tenían diez minutos, el tiempo en que la estación sobrevolaba el archipiélago, para exponerles sus dudas.
También querían saber si en el espacio se pueden usar las videoconsolas, una pregunta para la que no estaban preparados. O si allí arriba simulan la diferencia entre el día y la noche, que parece ser que sí.
Hasta Canarias ha salido en la conversación. Sin duda que ha merecido la pena. Por cierto que estos chicos, más que astronautas, prefieren ser observadores. Ya saben, por aquello de la seguridad.

Les planteado a los astronautas cuestiones tan curiosas como que si la comida sabe diferente en la Tierra que en el espacio o si se pueden usar videoconsolas en la estación espacial. Tras varios minutos de intentos fallidos, los 20 estudiantes canarios escogidos para ello lograban la conexión con los astronautas de la Estación Espacial Internacional. Sólo tenían diez minutos, el tiempo en que la estación sobrevolaba el archipiélago, para exponerles sus dudas.
También querían saber si en el espacio se pueden usar las videoconsolas, una pregunta para la que no estaban preparados. O si allí arriba simulan la diferencia entre el día y la noche, que parece ser que sí.
Hasta Canarias ha salido en la conversación. Sin duda que ha merecido la pena. Por cierto que estos chicos, más que astronautas, prefieren ser observadores. Ya saben, por aquello de la seguridad.

Publicidad