Ha quedado pendiente de veredicto el juicio por la muerte de Mónica Garrido en Telde en 2016. Su agresor confeso la apuñaló hasta en 26 ocasiones. Ahora el jurado deberá determinar si se trata de un crimen en el que el acusado se aprovecha de que nadie podía auxiliarla, o bien un homicidio en el que el hombre actuó por arrebato.

El jurado determinará si estaba en plenas facultades

Las conclusiones finales volvían a caldear los ánimos en la sala durante la celebración del juicio por la muerte de Mónica Garrido. Mientras el fiscal sostiene su petición de 12 años de cárcel por homicidio, las acusaciones hablan de asesinato y hoy, a las agravantes de abuso de confianza y parentesco, añadían una más.

solicitan entre 25 y 31 años de cárcel. Pero la defensa sigue argumentando que acusado y víctimas no eran pareja. La letrada ha dibujado además la imagen de una mujer con mucho carácter que la noche de lo ocurrido inició la discusión.

Los familiares presentes en la sala han mostrado su rechazo a estas afirmaciones. Ahora es el turno del jurado, que deberá deliberar sobre si Víctor estaba en plenas facultades o no cuando acabó con la vida de Mónica.