Publicidad

Lo preocupante es que entre un 25 y un 30%  de las  personas  que tienen el virus en España desconocen que tienen la enfermedad, por eso desde las instituciones siguen en su empeño de que impulsar la prevención.El 1 de diciembre de 1981, fue diagnosticado el primer caso del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, el Sida. Desde entonces, 25 millones de personas en el mundo han fallecido por esta enfermedad, una de las epidemias más devastadores de la historia.  Hoy, día mundial de la lucha contra el Sida, las organizaciones que trabajan en la atención y prevención del VIH hacen un llamamiento contra los estigmas sociales.
Pero se hace especial hincapié en la importancia de hacerse la prueba del VIH, para que quien haya contraído el virus pueda tener una mejor calidad de vida y para evitar la transmisión.
En Canarias, más de 5.000 personas son portadoras del VIH. El diagnóstico de nuevos casos ha  descendido en el último año, pero la mortalidad , según UNAPRO, se ha multiplicado por cuatro y sobre todo los jóvenes han bajado la guardia ante el Sida.

Lo preocupante es que entre un 25 y un 30%  de las  personas  que tienen el virus en España desconocen que tienen la enfermedad, por eso desde las instituciones siguen en su empeño de que impulsar la prevención.El 1 de diciembre de 1981, fue diagnosticado el primer caso del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, el Sida. Desde entonces, 25 millones de personas en el mundo han fallecido por esta enfermedad, una de las epidemias más devastadores de la historia.  Hoy, día mundial de la lucha contra el Sida, las organizaciones que trabajan en la atención y prevención del VIH hacen un llamamiento contra los estigmas sociales.
Pero se hace especial hincapié en la importancia de hacerse la prueba del VIH, para que quien haya contraído el virus pueda tener una mejor calidad de vida y para evitar la transmisión.
En Canarias, más de 5.000 personas son portadoras del VIH. El diagnóstico de nuevos casos ha  descendido en el último año, pero la mortalidad , según UNAPRO, se ha multiplicado por cuatro y sobre todo los jóvenes han bajado la guardia ante el Sida.

Publicidad