Publicidad

Hay 22 estaciones repartidas por todas las islas

Desde el pasado lunes se vienen detectando entre las islas de Tenerife y Gran Canaria entre 1 y 2 micro terremotos cada hora. Un enjambre sísmico que acumula ya casi 300 pequeños sismos, y que está siendo objeto de estudio porque es la primera vez que ocurre en 20 años. El epicentro está a más de 30 kilómetros de profundidad. No es un fenómeno preocupante pero sí que está siendo analizado por los científicos, porque es la primera vez que ocurre, desde que se tienen datos.

No superan los 2 grados en la escala de Richter y están a unos 30 km profundidad, pero lo que investigan los científicos es la cantidad. 300 microsismos en apenas 4 días entre las islas de Tenerife y Gran Canaria.

Y para buscar respuesta a esta actividad inusual, los científicos coinciden en apuntar a las placas que separa na ambas islas pero también al origen volcánico del archipiélago.

Una actividad que de momento sólo tiene interés científico.

La red de estaciones que controlan estos micro terremotos está compuesta por 22 sensores de alta sensibilidad capaces de detectar cualquier movimiento procedente del interior de la tierra.

Hay 22 estaciones repartidas por todas las islas

Desde el pasado lunes se vienen detectando entre las islas de Tenerife y Gran Canaria entre 1 y 2 micro terremotos cada hora. Un enjambre sísmico que acumula ya casi 300 pequeños sismos, y que está siendo objeto de estudio porque es la primera vez que ocurre en 20 años. El epicentro está a más de 30 kilómetros de profundidad. No es un fenómeno preocupante pero sí que está siendo analizado por los científicos, porque es la primera vez que ocurre, desde que se tienen datos.

No superan los 2 grados en la escala de Richter y están a unos 30 km profundidad, pero lo que investigan los científicos es la cantidad. 300 microsismos en apenas 4 días entre las islas de Tenerife y Gran Canaria.

Y para buscar respuesta a esta actividad inusual, los científicos coinciden en apuntar a las placas que separa na ambas islas pero también al origen volcánico del archipiélago.

Una actividad que de momento sólo tiene interés científico.

La red de estaciones que controlan estos micro terremotos está compuesta por 22 sensores de alta sensibilidad capaces de detectar cualquier movimiento procedente del interior de la tierra.

Publicidad