Canarias sigue siendo uno de los destinos favoritos para disfrutar de vacaciones pero este verano el archipiélago registrará una de las peores cifras de ocupación hotelera. Las reservas han caído en el mercado extranjero y será el nacional quien salve la temporada.

Hoy por los aeropuertos canarios pasaran 136 mil personas. Son datos similares a los que se han registrado ayer y el sábado. Es el turismo nacional el que va a salvar la situación, por la bajada de reservas desde el extranjero, que se cifran en torno a un 20 por ciento menos que el año pasado. Ya en mayo se notó ese descenso con un 6,4 por ciento menos de pernoctaciones con respecto al mismo mes del año pasado. Pero en julio, con el turismo peninsular, se espera lograr unos indices de ocupación superiores del 80 por ciento. Todavía, ya inmersos en el verano, es posible reservar habitaciones.

El Brexit, culpable del desplome de las reservas

En años pasados era imposible conseguir una reserva de última hora. En este los turistas tienen hasta ofertas.

Serán pocos los complejos hoteleros que cuelguen el cartel de completo.

Porque el mercado internacional se ha desplomado por el Brexit, los movimientos antipolución y el avance de mercados como Turquía, Marruecos o Jordania.

Y sin lleno la creación de empleo se frena. Quienes salvarán la temporada son ellos: el turismo nacional y el insular.

Porque Canarias sigue siendo el paraíso soñado.

kiosko.

Turistas fieles que no conseguirán que los empresarios canarios este verano hagan el agosto pero que sí al menos cubran gastos.