Ha vuelto a ocurrir. Dos casos en menos de una semana. Cuatro perros han provocado una matanza de cabras en una granja, esta vez en Agüimes. Ya los vecinos habían advertido al dueño de los perros que los animales suponían un peligro. Entran en la granja tras el ataque de los perros, se encuentran cabras moribundas y cadáveres. 22 no sobrevivieron a una matanza de 4 perros que entraron de madrugada.

Esta pequeña producción, genera leche para una quesería de la zona, ahora solo les han quedado 5 cabras, algunas heridas.

El dueño de los perros vive cerca y ya le habían advertido de la peligrosidad de sus animales, pero no hizo caso.

Ahora es la guardia civil quien investiga los hechos. De momento, esta familia se queda sin cabras y sin su pequeña empresa.