Publicidad

El desprendimiento fue tan grande que produjo un tsunami con olas de hasta 50 metros. Un maremoto que explica por qué hay fósiles marinos a 30 metros de altura en el noroeste de la isla. Ocurrió hace unos 160 mil años pero aún impresiona nada más que imaginar el cataclismo que sufrió la isla de Tenerife, que quedó totalmente devastada.

Todo comenzó con un terremoto que provocó que una enorme masa de tierra, mayor que la propia isla de La Graciosa, se desplomara desde la base del Teide y se precipitara al mar, creando este enorme valle... a consecuencia del derrumbe se produce un gigantesco tsunami con olas de más de 50 metros de altura que se desplazó por todo el Atlántico. Pero la catástrofe no acabó ahí, el desplazamiento de tierras provocó una explosión volcánica de gran potencia que cubrió toda la superficie de la isla con unos 8 metros de tierra.

Una impresionante secuencia ha sido reconstruida en un estudio científico en el que se llevan más de 6 años trabajando.

El desprendimiento fue tan grande que produjo un tsunami con olas de hasta 50 metros. Un maremoto que explica por qué hay fósiles marinos a 30 metros de altura en el noroeste de la isla. Ocurrió hace unos 160 mil años pero aún impresiona nada más que imaginar el cataclismo que sufrió la isla de Tenerife, que quedó totalmente devastada.

Todo comenzó con un terremoto que provocó que una enorme masa de tierra, mayor que la propia isla de La Graciosa, se desplomara desde la base del Teide y se precipitara al mar, creando este enorme valle... a consecuencia del derrumbe se produce un gigantesco tsunami con olas de más de 50 metros de altura que se desplazó por todo el Atlántico. Pero la catástrofe no acabó ahí, el desplazamiento de tierras provocó una explosión volcánica de gran potencia que cubrió toda la superficie de la isla con unos 8 metros de tierra.

Una impresionante secuencia ha sido reconstruida en un estudio científico en el que se llevan más de 6 años trabajando.

Publicidad