Publicidad

Sólo uno de los accesos al Teide continúa cerrado, el de la Esperanza. Aunque en medio del temporal, los más atrevidos, y todo hay que decirlo, preparados, hicieron la Ruta de Las Cañadas. Y esto es lo que se encontraron.
30 kilómetros a pie, en medio de la ventisca, con vientos de 80-100 kilómetros por hora y una altura de nieve de un metro. El objetivo era llegar al Observatorio de Izaña, y lo consiguieron después de 4 horas caminando, haciendo noche dentro de tienda de campaña, bajo una tremenda ventisca, y después, de nuevo, en camino. La travesía fue dura, pero la experiencia, mereció la pena.

Sólo uno de los accesos al Teide continúa cerrado, el de la Esperanza. Aunque en medio del temporal, los más atrevidos, y todo hay que decirlo, preparados, hicieron la Ruta de Las Cañadas. Y esto es lo que se encontraron.
30 kilómetros a pie, en medio de la ventisca, con vientos de 80-100 kilómetros por hora y una altura de nieve de un metro. El objetivo era llegar al Observatorio de Izaña, y lo consiguieron después de 4 horas caminando, haciendo noche dentro de tienda de campaña, bajo una tremenda ventisca, y después, de nuevo, en camino. La travesía fue dura, pero la experiencia, mereció la pena.

Publicidad

Minerva Hernández Hernández, con la fantasía 'Vida'

Minerva Hernández, Reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria: "Lo primero que se me vino a la cabeza fue el agradecimiento a todo mi equipo"

Este fin de semana, el carnaval está en su apogeo en buena parte de España. El de Las Palmas de Gran Canaria vivía anoche uno de los momentos más esperados, la elección de su reina de las fiestas. Una noche llena de emoción para las jóvenes candidatas.

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Peleas, drogas e incluso incendios son algunas de las situaciones que viven cada día los vecinos de Molino de Viento, en Las Palmas de Gran Canaria. Denuncian que la inseguridad les está llevando a abandonar el barrio y que ni la entidad bancaria propietaria de la vivienda ni el consistorio toman medidas para solucionar el problema.