Publicidad

Tras 20 años viviendo en la residencia Timanfaya de la capital grancanaria Antonio hace la maleta porque tiene que marcharse.El edificio que alberga el centro ha sido vendido y los residentes tienen que encontrar otro lugar para vivir.La residencia es concertada pero hace más de un año que no recibe ninguna subvención por eso la situación en la que se han visto obligados a vivir hasta el momento es realmente lamentable. suciedad, instalaciones muy deterioradas y cientos de colillas por el suelo.

Pero a pesar de todo esto muchos no quieren marcharseLos más afortunados están siendo trasladados a otras residencias pero todavía quedan más de 20 que desconocen cual va a ser su destino.

Tras 20 años viviendo en la residencia Timanfaya de la capital grancanaria Antonio hace la maleta porque tiene que marcharse.El edificio que alberga el centro ha sido vendido y los residentes tienen que encontrar otro lugar para vivir.La residencia es concertada pero hace más de un año que no recibe ninguna subvención por eso la situación en la que se han visto obligados a vivir hasta el momento es realmente lamentable. suciedad, instalaciones muy deterioradas y cientos de colillas por el suelo.

Pero a pesar de todo esto muchos no quieren marcharseLos más afortunados están siendo trasladados a otras residencias pero todavía quedan más de 20 que desconocen cual va a ser su destino.

Publicidad