Hoteles con una decoración que deja huella en el cliente o accesibles para todos. Se habla de marketing olfativo, de interiorismo experiencial o de arquitectura viva. Elementos diferenciadores que pueden hacer que el alojamiento se revalorice o incluso suba de categoría. Un valor añadido con el que los hoteleros buscan competir con otros destinos. En 2018, la inversión hotelera en España alcanzó los 4.900 millones.

El interiorismo les puede ayudar a subir la categoría

En este hotel el tiempo es un elemento más del diseño, cambiando el color de la fachada, según la hora del día. Y en el vestíbulo estos espejos refuerzan la idea de hotel urbano.

En este otro hotel se ha aprovechado la reforma para reposicionarlo en el mercado. En ambos juega un importante papel el interiorismo. Porque los hoteles hoy no solo se renuevan por anticuados.

Y para eso hay herramientas como el marketing olfativo o el experiencial.

Un buen interiorismo consigue que el huésped recuerde el hotel y repita estancia. En algunos casos incluso ha ayudado a subir la categoría del establecimiento. Hacerlo accesible para todos con estilo también ayuda.

Porque el turista cada vez aprecia mas los hoteles accesibles, incluso aunque no tenga necesidades especiales.