Detenido en Tenerife tras estafar 45.000 euros a una mujer. Se hizo pasar por piloto y mantuvo con la víctima, a la que sólo conocía por internet, un noviazgo para ganarse su confianza y lograr que le transfiera cuantiosas sumas de dinero.

Lo conoció a través de las redes sociales. Con un perfil en el que el detenido se hacía pasar por un joven y guapo piloto canadiense. Tras ganarse su amistad comenzaron una relación virtual. Tras dos años nunca se conocieron.

La víctima cegada de amor invirtió en el falso piloto, según denunció, algo más que los ahorros de su vida.

Tras ser consciente de que todo podía haber sido un engaño decidió denunciar.

Un modus operandi conocido como el falso romance que se repite con más frecuencia de lo que pueda parecer. Ser cauto y no dejarnos en embelesar por atractivos perfiles puede evitarnos ser víctimas de estafadores de altos vuelos.