Publicidad

Los medicamentos que se fabriquen a partir de ahora no sólo tendrán el tradicional código de barras. Este nuevo identificador garantiza totalmente su procedencia.

Es una manera de luchar contra la falsificación de medicamentos y aunque en nuestro país no ha habido ningún caso, su consumo podría ser muy peligroso.

Pero además este sistema permite conocer el recorrido de cada medicamento en caso de aviso por lotes defectuosos.

El sistema antifalsificación entró en vigor el pasado sábado y ya las 760 farmacias de Canarias disponen de él para verificar cada medicamento.

Los medicamentos que se fabriquen a partir de ahora no sólo tendrán el tradicional código de barras. Este nuevo identificador garantiza totalmente su procedencia.

Es una manera de luchar contra la falsificación de medicamentos y aunque en nuestro país no ha habido ningún caso, su consumo podría ser muy peligroso.

Pero además este sistema permite conocer el recorrido de cada medicamento en caso de aviso por lotes defectuosos.

El sistema antifalsificación entró en vigor el pasado sábado y ya las 760 farmacias de Canarias disponen de él para verificar cada medicamento.

Publicidad