Publicidad

Cristina y su hija viven un auténtico drama. Asegura que su ex pareja, que nunca se ha preocupado por la niña, exige que la pequeña pase las vacaciones con él, para hacerle daño a Cristina.


Cuando a él lo destinan a Vigo, de donde es natural, Cristina piensa que se acaban sus problemas, pero no fue así, la pequeña ha tenido que pasar allí varios veranos, completamente desatendida. La última vez que vio a su padre fue en Canarias, hace un año.
La pequeña, que está en tratamiento psicológico, ha llegado a dibujar a su padre encarcelado. Según la ley, debe pasar la mitad de las vacaciones de Navidad junto a él, lo que ha supuesto para ella un verdadero ataque de ansiedad.


Cuando el juez ha visto la reacción de la niña al ver a su padre, ha decidido que debe permanecer con Cristina y que un forense deberá dictaminar si es bueno para ella pasar tiempo con su progenitor. El padre, que ha tenido que abandonar los juzgados sin la niña, no ha querido hacer declaraciones.

Cristina y su hija viven un auténtico drama. Asegura que su ex pareja, que nunca se ha preocupado por la niña, exige que la pequeña pase las vacaciones con él, para hacerle daño a Cristina.


Cuando a él lo destinan a Vigo, de donde es natural, Cristina piensa que se acaban sus problemas, pero no fue así, la pequeña ha tenido que pasar allí varios veranos, completamente desatendida. La última vez que vio a su padre fue en Canarias, hace un año.
La pequeña, que está en tratamiento psicológico, ha llegado a dibujar a su padre encarcelado. Según la ley, debe pasar la mitad de las vacaciones de Navidad junto a él, lo que ha supuesto para ella un verdadero ataque de ansiedad.


Cuando el juez ha visto la reacción de la niña al ver a su padre, ha decidido que debe permanecer con Cristina y que un forense deberá dictaminar si es bueno para ella pasar tiempo con su progenitor. El padre, que ha tenido que abandonar los juzgados sin la niña, no ha querido hacer declaraciones.

Publicidad