Publicidad

Según el testimonio de un ex celador de la clínica del Pino, durante muchos años en esta clínica de la capital grancanaria existió una auténtica red de tráfico de bebés. Loli Melián podría haber sido una de las víctimas. Dio a luz a dos gemelos en 1974, los niños nacieron prematuros en una clínica privada y le recomendaron ingresarlos en la antigua clínica del Pino, que contaba con más medios. Jamás volvió a verlos.

Está convencida de que sus dos hijos fueron entregados por las monjas de la caridad a otras familias.Nerviosa Loli nos relata una historia que la atormenta desde hace 37 años, cuando nacieron sus dos gemelos. Fue en la clínica de Santa Catalina, de allí los derivaron al Pino. A los pocos días del ingreso le comunicaron que había muerto uno de los niños. Una semana después moría el segundo. Por más que rogó para que le dejaran ver a los niños, nada de nada.
Las hijas de la caridad. Esta familia considera que ellas tuvieron que ver en la desaparición de los pequeños. Ni siquiera le dieron un certificado de defunción.Ahora junto a sus cuatro hijos buscan pruebas par denunciar los hechos, porque les mueve una corazonada

Según el testimonio de un ex celador de la clínica del Pino, durante muchos años en esta clínica de la capital grancanaria existió una auténtica red de tráfico de bebés. Loli Melián podría haber sido una de las víctimas. Dio a luz a dos gemelos en 1974, los niños nacieron prematuros en una clínica privada y le recomendaron ingresarlos en la antigua clínica del Pino, que contaba con más medios. Jamás volvió a verlos.

Está convencida de que sus dos hijos fueron entregados por las monjas de la caridad a otras familias.Nerviosa Loli nos relata una historia que la atormenta desde hace 37 años, cuando nacieron sus dos gemelos. Fue en la clínica de Santa Catalina, de allí los derivaron al Pino. A los pocos días del ingreso le comunicaron que había muerto uno de los niños. Una semana después moría el segundo. Por más que rogó para que le dejaran ver a los niños, nada de nada.
Las hijas de la caridad. Esta familia considera que ellas tuvieron que ver en la desaparición de los pequeños. Ni siquiera le dieron un certificado de defunción.Ahora junto a sus cuatro hijos buscan pruebas par denunciar los hechos, porque les mueve una corazonada

Publicidad