UN DOBLE DRAMA

Desahuciados después de haber sido estafados

Dos hermanas han sido desalojadas de un piso que tenían alquilado a un estafador.

Publicidad

Alquilaron una vivienda a un estafador que se hizo pasar por el propietario y ahora han tenido que abandonar el piso, ubicado en la Vega de San José, en la capital grancanaria, con sus tres hijos menores. En marzo les contábamos la historia de Nereida y Natalia, dos hermanas que aseguran que fueron engañadas. Ninguna trabaja y viven con 215 euros al mes. Ahora acaban de ser desahuciadas y afirman que no tienen a donde ir.

Es el momento en el que la policía acompañada de la comisión judicial saca a Nereida y a Natalia del piso en el que vivían desde el año pasado.

Les han facilitado una vivienda temporalmente

Estas hermanas alquilaron la vivienda a un hombre, dicen, que se hizo pasar por el propietario. No se explican como tenía la llave. En marzo recibieron una orden judicial para abandonar la casa, aunque iba dirigida a los anteriores inquilinos del piso. Lograron retrasar el desalojo, pero este lunes se ha ejecutado. Han intentado negociar un alquiler con el verdadero dueño, pero no lo han conseguido.

El sindicato de inquilinos que las ha estado asesorando y que hora les ha facilitado una vivienda temporalmente, denuncia la forma en la que, sin previo aviso, se les ha desahuciado.

Esperan que las instituciones busquen una salida a su situación.

Publicidad

Minerva Hernández Hernández, con la fantasía 'Vida'

Minerva Hernández, Reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria: "Lo primero que se me vino a la cabeza fue el agradecimiento a todo mi equipo"

Este fin de semana, el carnaval está en su apogeo en buena parte de España. El de Las Palmas de Gran Canaria vivía anoche uno de los momentos más esperados, la elección de su reina de las fiestas. Una noche llena de emoción para las jóvenes candidatas.

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Peleas, drogas e incluso incendios son algunas de las situaciones que viven cada día los vecinos de Molino de Viento, en Las Palmas de Gran Canaria. Denuncian que la inseguridad les está llevando a abandonar el barrio y que ni la entidad bancaria propietaria de la vivienda ni el consistorio toman medidas para solucionar el problema.