Publicidad

Este hombre es Ahmed Yedou, un saharuaui de 33 años que llegó a Gran Canaria el pasado sábado. Detenido tras el desmantelamiento del campamento de la dignidad, su rostro todavía refleja las torturas a las que fue sometido durante cinco días en una gendarmería.
Durante los días de cautiverio fue testigo de muchos abusos.
Ahmed denunciará al gobierno de Marruecos en España, por la tortura y el robo de su dinero y de su coche. Después volverá al Sáhara ocupado porque allí está su esposa, embarazada, y un hijo.

Este hombre es Ahmed Yedou, un saharuaui de 33 años que llegó a Gran Canaria el pasado sábado. Detenido tras el desmantelamiento del campamento de la dignidad, su rostro todavía refleja las torturas a las que fue sometido durante cinco días en una gendarmería.
Durante los días de cautiverio fue testigo de muchos abusos.
Ahmed denunciará al gobierno de Marruecos en España, por la tortura y el robo de su dinero y de su coche. Después volverá al Sáhara ocupado porque allí está su esposa, embarazada, y un hijo.

Publicidad