Publicidad

Y en el Sur de Gran Canaria, un conocido local de ocio nocturno cierra sus puertas, a pesar del éxito de clientela. Sus propietarios dicen que cierran porque ya no aguantan más la persecución por parte del Cabildo y el Ayuntamiento de la que dicen ser víctimas.
Tras cuatro años de vida, se cierran las puertas del Avalon, local de ocio nocturno ubicado en el centro comercial Metro de Playa del Inglés. Atrás quedan 900 mil euros de inversión y 28 puestos de trabajo directos.

Y un gran vacío, para los clientes habituales. Los propietarios aseguran estar hartos de la persecución, asedio y coacción del ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana y del Cabildo  de Gran Canaria. La gota que colmó el vaso fue la detención de uno de ellos por la policía local por no apagar la música a las tres de la mañana del pasado sábado. El Ayuntamiento dice que el Cabildo ya tenía previsto el cierre del local.

 

Y en el Sur de Gran Canaria, un conocido local de ocio nocturno cierra sus puertas, a pesar del éxito de clientela. Sus propietarios dicen que cierran porque ya no aguantan más la persecución por parte del Cabildo y el Ayuntamiento de la que dicen ser víctimas.
Tras cuatro años de vida, se cierran las puertas del Avalon, local de ocio nocturno ubicado en el centro comercial Metro de Playa del Inglés. Atrás quedan 900 mil euros de inversión y 28 puestos de trabajo directos.

Y un gran vacío, para los clientes habituales. Los propietarios aseguran estar hartos de la persecución, asedio y coacción del ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana y del Cabildo  de Gran Canaria. La gota que colmó el vaso fue la detención de uno de ellos por la policía local por no apagar la música a las tres de la mañana del pasado sábado. El Ayuntamiento dice que el Cabildo ya tenía previsto el cierre del local.

 

Publicidad