Preocupación en Llano del Moro, en Tenerife, porque un depósito de agua abandonado, con 5 metros de profundidad, está en muy mal estado y con varias aberturas en su superficie. A muy pocos metros se encuentran unas canchas en la que entrenan centenares de niños.

A 50 metros, un campo de fútbol y un poco más arriba una parada de guaguas. En medio de este camino encontramos este aljibe de grandes dimensiones.

Nos acercamos y comprobamos que se encuentra abandonado, está lleno de escombros y su superficie presenta grietas que hacen pensar que podría venirse abajo en cualquier momento.

El agujero está en el paso de muchos vecinos y niños

Algunos padres han tratado de tapar las aberturas principales con maderas.

El principal peligro es que está en medio del paso de muchos vecinos, y también los niños suelen jugar en esta huerta, aunque es de propiedad privada.

Los vecinos sólo ven una solución.