Publicidad

Cuando el agua y la comida de sus bebés están en juego, las madres son capaces de hacer cualquier cosa. En la escuela infantil La Carrucha, en el barrio de la Isleta de la capital grancanaria, están dispuestas a llegar a donde sea para evitar recortes en la cantidad o en la calidad de los alimentos que reciben sus pequeños. Denuncian que desde que Ralons Servicios se ha hecho cargo de la gestión del centro todo ha cambiado. Se ha cerrado la cocina de la escuela.Además, estas madres denuncian escasez de material escolar y de limpieza.Esta situación, según aseguran las madres, también se da en el resto de guarderías municipales. Exigen al ayuntamiento una inspección profunda del funcionamiento de estos centros

Cuando el agua y la comida de sus bebés están en juego, las madres son capaces de hacer cualquier cosa. En la escuela infantil La Carrucha, en el barrio de la Isleta de la capital grancanaria, están dispuestas a llegar a donde sea para evitar recortes en la cantidad o en la calidad de los alimentos que reciben sus pequeños. Denuncian que desde que Ralons Servicios se ha hecho cargo de la gestión del centro todo ha cambiado. Se ha cerrado la cocina de la escuela.Además, estas madres denuncian escasez de material escolar y de limpieza.Esta situación, según aseguran las madres, también se da en el resto de guarderías municipales. Exigen al ayuntamiento una inspección profunda del funcionamiento de estos centros

Publicidad

Minerva Hernández Hernández, con la fantasía 'Vida'

Minerva Hernández, Reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria: "Lo primero que se me vino a la cabeza fue el agradecimiento a todo mi equipo"

Este fin de semana, el carnaval está en su apogeo en buena parte de España. El de Las Palmas de Gran Canaria vivía anoche uno de los momentos más esperados, la elección de su reina de las fiestas. Una noche llena de emoción para las jóvenes candidatas.

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Peleas, drogas e incluso incendios son algunas de las situaciones que viven cada día los vecinos de Molino de Viento, en Las Palmas de Gran Canaria. Denuncian que la inseguridad les está llevando a abandonar el barrio y que ni la entidad bancaria propietaria de la vivienda ni el consistorio toman medidas para solucionar el problema.