Movilización a través de las redes sociales para localizar a los clientes de un restaurante de La Palma. No hicieron un simpa. Todo lo contrario almorzaron y pagaron la cuenta. El problema está en que dejaron de bote 55 euros. Los empleados están seguros de que se trata de un error y quieren devolver ese dinero.

Saben quiénes son pero no tienen sus datos por eso han recurrido a Facebook. Busca a una familia alemana que el pasado viernes pagaron de más.

Porque no es habitual que, habiendo hecho un gasto de poco más de 53 euros, dejen otros 55 de propina.

Disfrutaron de una lasaña y dos raciones de bacalao, además de bebida y café. Pagaron con billetes de 50 y de 5 que estaban pegados entre ellos. por eso creen que la propina es involuntaria.

Y si estos generosos clientes no regresan a por la vuelta en 30 días entonces sí el bote contarán con 55 euros más por su honestidad.