Publicidad

Los escolares de La Laguna se han convertido en lectores desinteresados del tranvía de Tenerife. Ellos se encargan de transportar a los pasajeros a mundos de ensueño.

La iniciativa es de la Asociación Internacional de Ciudades Lectoras y Escritoras que pretende sacar los textos a pasear fuera de las bibliotecas. Contaran cuentos de todo tipo pero los verdaderos protagonistas serán estos jóvenes que han vencido a la vergüenza. Unos ávidos lectores que harán los viajes en tranvía más amenos durante los próximos tres meses.

 

Los escolares de La Laguna se han convertido en lectores desinteresados del tranvía de Tenerife. Ellos se encargan de transportar a los pasajeros a mundos de ensueño.

La iniciativa es de la Asociación Internacional de Ciudades Lectoras y Escritoras que pretende sacar los textos a pasear fuera de las bibliotecas. Contaran cuentos de todo tipo pero los verdaderos protagonistas serán estos jóvenes que han vencido a la vergüenza. Unos ávidos lectores que harán los viajes en tranvía más amenos durante los próximos tres meses.

 

Publicidad