Ya se usan en la industria cosmética y también como abonos naturales, pero a partir de ahora, las algas canarias podrían ser parte de la cocina japonesa. Un embajador de la cultura gastronómica nipona se encuentra estos días en las islas para probar las algas que se cultivan aquí. Se ha quedado sorprendido de la gran variedad que hay y no descarta llevárselas a su país.

Es toda una eminencia en la cultura gastronómica japonesa y se encuentra en Canarias, en la única escuela oficial de sushi que existe fuera de Japón, para enseñarnos cómo preparar sushi a la manera tradicional.

Innovación canaria al servicio de la tradición

Para los japoneses nada es casual, conocen qué parte del pescado deben usar para cada plato, cómo cortarlo. Incluso para decorarlo pueden dedicar horas de minucioso trabajo. Trabajo que a partir de ahora podría tener sabor canario.

Ogawa está probando las algas que se cultivan en las islas, para incorporarlas a su cocina.

Actualmente el Banco de Algas de España, ubicado en Taliarte, trabaja con proyectos para el uso de algas en cosmética o como abono. El consumo humano se perfila ya como un prometedor sector.

El propio Ogawa se ha sorprendido de la gran cantidad de algas diferentes que se dan en las islas. En el Banco ya cuentan con una veintena aptas para el consumo. Innovación canaria, que desde ahora comparte plato con la milenaria tradición nipona.