Publicidad

Un grupo de 14 alumnos del Colegio alemán de Tenerife ha conseguido un premio internacional, después de participar junto a otros 2.500 estudiantes de todo el mundo, en un encuentro de la ONU celebrado en Estados Unidos, de donde acaban de volver. El concurso consistía en debatir sobre política, conflictos internacionales y medioambiente y buscar soluciones diplomáticas. Y todo se debatía en inglés. Hoy hemos compartido con ellos su experiencia.

Hoy se han vuelto a convertir en miembros de la ONU. Con apenas 16 y 18 años, defienden ideas de cooperación internacional, el calentamiento global del planeta o el poder del veto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Pablo era un juez del Tribunal de La Haya. Recibió un premio por su trabajo centrado en la Corte Penal Internacional.

Hoy reciben la felicitación de sus profesores.

Es el resultado de educar en valores. Y traerse al aula una experiencia internacional muy enriquecedora.

Un grupo de 14 alumnos del Colegio alemán de Tenerife ha conseguido un premio internacional, después de participar junto a otros 2.500 estudiantes de todo el mundo, en un encuentro de la ONU celebrado en Estados Unidos, de donde acaban de volver. El concurso consistía en debatir sobre política, conflictos internacionales y medioambiente y buscar soluciones diplomáticas. Y todo se debatía en inglés. Hoy hemos compartido con ellos su experiencia.

Hoy se han vuelto a convertir en miembros de la ONU. Con apenas 16 y 18 años, defienden ideas de cooperación internacional, el calentamiento global del planeta o el poder del veto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Pablo era un juez del Tribunal de La Haya. Recibió un premio por su trabajo centrado en la Corte Penal Internacional.

Hoy reciben la felicitación de sus profesores.

Es el resultado de educar en valores. Y traerse al aula una experiencia internacional muy enriquecedora.

Publicidad