Publicidad

El Ejecutivo se plantea incluso reducir el sueldo de los trabajadores que no rindan lo suficiente. Pero la preocupación de los funcionarios es qué criterios se van a utilizar y sobre todo si quien va a evaluar su trabajo será alguien imparcial.

Primero fue la rebaja de su sueldo en un 5%. Ahora el gobierno de canarias quiere vigilar que sus empleados públicos, unos cien mil, cumplan con eficiencia su funciones y sus horas de jornada laboral. Gobierno y sindicatos se han sentado ya a negociar. El sistema para fichar se va a igualar para toda la administración pública y se harán evaluaciones a los funcionarios. La cuestión es cómo.Eso es precisamente lo que más preocupa a los trabajadores: que sea alguien imparcial quien evalúe su rendimiento. Otro asunto es los criterios que se utilizarán.
El gobierno plantea que si no cumplen pueden ver reducido su sueldo. La mayoría de los funcionarios tiene su conciencia laboral tranquila, pero sí se sienten vigilados.

El Ejecutivo se plantea incluso reducir el sueldo de los trabajadores que no rindan lo suficiente. Pero la preocupación de los funcionarios es qué criterios se van a utilizar y sobre todo si quien va a evaluar su trabajo será alguien imparcial.

Primero fue la rebaja de su sueldo en un 5%. Ahora el gobierno de canarias quiere vigilar que sus empleados públicos, unos cien mil, cumplan con eficiencia su funciones y sus horas de jornada laboral. Gobierno y sindicatos se han sentado ya a negociar. El sistema para fichar se va a igualar para toda la administración pública y se harán evaluaciones a los funcionarios. La cuestión es cómo.Eso es precisamente lo que más preocupa a los trabajadores: que sea alguien imparcial quien evalúe su rendimiento. Otro asunto es los criterios que se utilizarán.
El gobierno plantea que si no cumplen pueden ver reducido su sueldo. La mayoría de los funcionarios tiene su conciencia laboral tranquila, pero sí se sienten vigilados.

Publicidad