Publicidad

Es difícil apreciarla porque el mar está muy revuelto, pero en esta playa de Telde, conocida como Bocabarranco, una mancha amarilla se extiende a pocos metros de la orilla. Son aguas fecales. Los pescadores que viene cada día a este punto saben de donde viene, de esta depuradora.Algo que no niega el ayuntamiento. Han prohibido el baño, pero ahora los concejales, recién llegados a su puesto, aseguran que no es un problema nuevo. El consejo insular de aguas informará en los próximos días de que se hará finalmente con este instalación.

Es difícil apreciarla porque el mar está muy revuelto, pero en esta playa de Telde, conocida como Bocabarranco, una mancha amarilla se extiende a pocos metros de la orilla. Son aguas fecales. Los pescadores que viene cada día a este punto saben de donde viene, de esta depuradora.Algo que no niega el ayuntamiento. Han prohibido el baño, pero ahora los concejales, recién llegados a su puesto, aseguran que no es un problema nuevo. El consejo insular de aguas informará en los próximos días de que se hará finalmente con este instalación.

Publicidad