Publicidad

En la isla de La Palma se siguen investigando estos días la gran cantidad de pequeños terremotos en una periodo breve de tiempo: Es lo que se conoce como enjambre sísmico y es a consecuencia de una "intrusión magmática" algo que no ocurría desde hacía más veinte años. Un grupo de científicos ha estado tomando datos estos días en el Teneguía, donde hace 46 años tuvo lugar la última erupción en tierra en España. Los expertos buscan indicios por si el volcán volviera a despertar.

235 terremotos en menos de 48 horas. Una señal que ha puesto en alerta a la comunidad científica. Desde hace días varios equipos peinan la zona de los temblores en la isla de La Palma. Y buscan sobre todo gases.

Los datos recogidos hasta ahora indican que hay una inyección de magma a mucha profundidad pero en una zona muy concreta.

En estos días recogerán muestras en 600 puntos repartidos en la zona más joven geológicamente hablando.

El volcán estuvo expulsando lava casi un mes y no ocasionó ningún daño, los vecinos lo vivieron con la naturalidad del que nace en una tierra que está viva.

En la isla de La Palma se siguen investigando estos días la gran cantidad de pequeños terremotos en una periodo breve de tiempo: Es lo que se conoce como enjambre sísmico y es a consecuencia de una "intrusión magmática" algo que no ocurría desde hacía más veinte años. Un grupo de científicos ha estado tomando datos estos días en el Teneguía, donde hace 46 años tuvo lugar la última erupción en tierra en España. Los expertos buscan indicios por si el volcán volviera a despertar.

235 terremotos en menos de 48 horas. Una señal que ha puesto en alerta a la comunidad científica. Desde hace días varios equipos peinan la zona de los temblores en la isla de La Palma. Y buscan sobre todo gases.

Los datos recogidos hasta ahora indican que hay una inyección de magma a mucha profundidad pero en una zona muy concreta.

En estos días recogerán muestras en 600 puntos repartidos en la zona más joven geológicamente hablando.

El volcán estuvo expulsando lava casi un mes y no ocasionó ningún daño, los vecinos lo vivieron con la naturalidad del que nace en una tierra que está viva.

Publicidad