Le propinó patadas y puñetazos hasta casi matarla. Asegura que fue por celos, pero lo cierto es que la mujer llevaba sufriendo toda una vida de humillaciones, insultos y amenazas de muerte, en muchas ocasiones delante de sus dos hijas. El exmarido de la víctima se ha sentado hoy en el banquillo, acusado de un delito de tentativa de asesinato, maltrato habitual y quebrantamiento de una orden de alejamiento.

Está acusado de golpear y patear a su exmujer en la cabeza, la cara y el estómago hasta casi dejarla sin vida en un centro comercial del sur de Gran Canaria en 2017. Se habían divorciado el año anterior, pero seguían manteniendo relaciones. El acusado confiesa que perdió el control cuando la vio con otro hombre.

La dejó muy malherida en un centro comercial

Ella ya lo había denunciado anteriormente por todo tipo de vejaciones, insultos y amenazas de muerte delante de sus dos hijas pequeñas, por lo que fue condenado y tenía una orden de alejamiento. Los policías que la atendieron en el lugar de los hechos relatan que estaba muy malherida.

El acusado defiende que no la quería matar y que él mismo llamó a los servicios de emergencia, algo que el vigilante de seguridad negó ante los agentes.

Pero el acusado ha insistido en que quedó preocupado por la salud de ella y que enseguida se entregó.

Piden para él 18 años de cárcel.