Publicidad

Cogen número como en la carnicería pero van a comprar bikinis. En este expositor de Fisaldo la ropa de baño se vende como rosquillas, parece que las regalan.

Regalados están estos lavabos de mármol. Los dependientes se afanan en hacer atractivos sus productos.... pero con estos precios los artículos se venden solos. Pero no sólo de ropa vive Fisaldo. Este año como novedad también hay chollos de dos ruedas. Motos que permiten soñar hasta con el bolsillo vacío y para apretar el acelerador de la harley estos guantes que cuestan 80 euros menos que en una tienda normal.

El recinto ferial de Las Palmas de Gran Canaria seguirá siendo el templo de las oportunidades hasta el próximo domingo.

Cogen número como en la carnicería pero van a comprar bikinis. En este expositor de Fisaldo la ropa de baño se vende como rosquillas, parece que las regalan.

Regalados están estos lavabos de mármol. Los dependientes se afanan en hacer atractivos sus productos.... pero con estos precios los artículos se venden solos. Pero no sólo de ropa vive Fisaldo. Este año como novedad también hay chollos de dos ruedas. Motos que permiten soñar hasta con el bolsillo vacío y para apretar el acelerador de la harley estos guantes que cuestan 80 euros menos que en una tienda normal.

El recinto ferial de Las Palmas de Gran Canaria seguirá siendo el templo de las oportunidades hasta el próximo domingo.

Publicidad