Publicidad

Este enorme socavón mantiene incomunicados a más de 300 vecinos del barrio grancanario de Santidad Alta en Arucas. Desde el pasado sábado, la única manera de entrar a este vecindario es hacerlo a pie, ya que debido al desprendimiento la carretera ha quedado completamente inutilizada. Además, no es la primera vez que ocurre. El año pasado se desprendió otro tramo de la misma carretera.

Para entrar y salir de la zona los vecinos tienen que recorrer andando casi 3 kilómetros. También pueden hacerlo en coche pero para ello han de dar un rodeo de 22 kilómetros. Una opción que para ellos es más un obstáculo que una alternativa.

Este enorme socavón mantiene incomunicados a más de 300 vecinos del barrio grancanario de Santidad Alta en Arucas. Desde el pasado sábado, la única manera de entrar a este vecindario es hacerlo a pie, ya que debido al desprendimiento la carretera ha quedado completamente inutilizada. Además, no es la primera vez que ocurre. El año pasado se desprendió otro tramo de la misma carretera.

Para entrar y salir de la zona los vecinos tienen que recorrer andando casi 3 kilómetros. También pueden hacerlo en coche pero para ello han de dar un rodeo de 22 kilómetros. Una opción que para ellos es más un obstáculo que una alternativa.

Publicidad