El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se sumergió en las profundidades marinas para coronar como reina a la joven Priscila Medina, quien se hizo con el cetro de la fiesta de la máscara tinerfeña, que con la elección de su reina da el pistoletazo de salida a la fiesta en la calle.

La coronación de Priscila Medina, que vistió la fantasía 'La Nuit' y lució un traje del diseñador Sedomir Rodríguez, en representación de Autoinsuar Citröen, se produjo al término de una gala que se prolongó durante más de tres horas ante casi 6.000 espectadores.

La gala de elección de la reina, dirigida un año más por Enrique Camacho, permitió que el público se adentrara en las profundidades marinas, donde esperaban, aparte de un sinfín de animales acuáticos, la reina del carnaval de 2018 y grupos del carnaval para empezar la fiesta bajo el lema 'Juntos somos carnaval'.

Las diecinueve aspirantes a reinar en la fiesta tinerfeña se subieron al escenario en cuatro tandas y cada una tuvo tres minutos y medio para desfilar al ritmo de la música y mostrar todos los detalles del traje que tantos meses de trabajo llevó a sus diseñadores y a sus equipos.

Entre los bloques de candidatas, hubo espacios de humor, a cargo del grupo Abubukaka y Llum Barrera, y se sucedieron las actuaciones de diferentes grupos carnavaleros, como Caña Dulce, ganadora del concurso de agrupaciones musicales; Joroperos, vencedora del certamen de murgas; o El Cabo, primer premio de interpretación del concurso de rondallas.

Uno de los momentos más emotivos de la noche tuvo lugar cuando el público también se puso en pie para ovacionar y apoyar a la candidata que, mientras desfilaba, se cayó al suelo y, ante el peso de su traje, no consiguió levantarse por sí misma.

Después llegaría el turno para que, por segunda ocasión, la murga Zeta Zetas subiera al escenario con el croma verde que le permitió hacerse con el primer premio de interpretación del concurso más multitudinario del carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

Más tarde llegó una batucada de todas las comparsas y una actuación conjunta en la que compartieron escenario murgas adultas e infantiles.

En la recta final de la gala llegó la actuación de Carlos Baute, quien interpretó tres de sus canciones antes de que Marta Sánchez se subiera al escenario para cantar junto a él 'Te sigo pensando' y 'Colgando en tus manos'.