Son lienzos vivos literalmente de carne y hueso y mucha sensibilidad. Sobre el cuerpo de cada uno de los 19 modelos hay cerca de 7 horas de trabajo.

Muchos asistentes califican el esfuerzo como un "arte efímero, preciso y delicado". Los concursantes son capaces de crear ilusiones vivas y de conseguir que el cuerpo humano llegue al límite de sus posibilidades.