Publicidad

El Carnaval de Las Palmas se ha despedido con una colorida sardina de 4 metros inspirada en los diseños del artista lanzaroteño César Manrique de cuyo nacimiento se cumplen 100 años. Este punto y final ha sido el singular homenaje a un hombre que sembró su arte por la islas.

Más de 100 figurante entre actores, acróbatas y zancudos representaron el espectáculo Timanfaya, un con formato de teatro de calle.

El Carnaval de Las Palmas se ha despedido con una colorida sardina de 4 metros inspirada en los diseños del artista lanzaroteño César Manrique de cuyo nacimiento se cumplen 100 años. Este punto y final ha sido el singular homenaje a un hombre que sembró su arte por la islas.

Más de 100 figurante entre actores, acróbatas y zancudos representaron el espectáculo Timanfaya, un con formato de teatro de calle.

Publicidad