-

-

-

Publicidad

Para estas imágenes de una hembra y su cría los equipos de la Asociación Edmaktub utilizaron un dron. Muestran el paso frente a las costas del Garraf, en la provincia de Barcelona. Es poco frecuente avistarlas en esta zona criando, cuando todavía depende de la leche de la madre. El rorcual pare cada dos o tres años un ballenato de unos seis metros, después de una gestación de un año.

La asociación lo considera un buen dato sobre la recuperación de estos cetáceos, en peligro de extinción. El rocual puede llegar hasta los 24 metros de longitud, solo por detrás de la ballena azul.

Este año, Edmaktub ha avistado en esta zona 15 ballenas distintas. Los pescadores han avisado en más de 80 ocasiones.