Liopardo » Tangana Tangana

Liopardo

Entrevista con 'El TAS', el señor que decide sobre las sanciones del deporte

Entrevista con 'El TAS', el señor que decide sobre las sanciones del deporte

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Tangana Tangana | Madrid
| 27.02.2018 07:18
Se llama Anastasio, pero en el pueblo todos le llaman "el TAS". Es de Malpartida de Plasencia y no se sabe muy bien por qué es el encargado de decidir sobre las sanciones del mundo del deporte. "Aquí en el bar del pueblo siempre tuve fama de sentar cátedra con mis opiniones, mientras veíamos el fútbol o el Tour", nos dice Anastasio. "Ya sabe, cosas como 'eso es roja Manolo, hazme caaaaso' o 'ese va dopado, si lo sabré yo'. La cosa es que siempre acertaba y bueno, mi fama fue creciendo, una cosa llevó a la otra... y cuando quise darme cuenta tenía una oferta de trabajo sobre la mesa". Anastasio reconoce que aquello "fue algo sorprendente, porque nunca había trabajado". El TAS confiesa también que no tiene ningún tipo de titulación, y que su carrera es "la misma que la de Platini o Villar, la de la vida". "Joven, yo no necesito estudios para levantar sanciones. No hay mejor curriculum que la cara dura, mire a su alrededor y entérese. Estudios, dice..". Sobre el levantamiento de la sanción al Real Madrid, Anastasio revela que estuvo "toda la noche dándole a la sinhueso" con sus asistentes, el Justino y el Bonifacio, "entre tintos y blancos que es como mejor se piensan las cosas". Al parecer, Justino opinaba que "los críos, o como decís ahora, 'menores de edad'- lo que tienen es que estar o estudiando o recogiendo patatas, y no dando patadas a una pelota". Una opinión que chocaba de frente con la de su otro asistente, el Bonifacio, que opinaba que "si dejamos sin jugar al fútbol a todos los menores de edad directamente nos quedábamos sin fútbol". El TAS revela que la decisión final la tomaron "mis santos cojones, que son con los que pienso y los que siempre deciden estas cosas", si bien confiesa que el maletín que le llegó desde Madrid le facilitó "pero que muy mucho" la tarea.

Publicidad