Liopardo

Liopardo

Sara Carbonero aprende portugués

Sara Carbonero aprende portugués
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Este domingo me desperté y teníamos titular de portada: Sara Carbonero habla por primera vez sobre sus sorprendentes planes de futuro: "Voy a aprender portugués”. Todavía no he reaccionado. ¿Por qué portugués y no sueco? ¿Será porque vive en Oporto? No, esa sería la respuesta fácil y no nos provocaría sorpresa. Hay algo oculto en ese interés de Sara por la lengua (léase idioma, pervertidos) de Pessoa, porque recordad que estamos hablando de alguien que, según pudimos leer, ve pasar el Tajo desde la ventana de su casa en Oporto todos los días. Pocas sorpresas le puede dar la vida a alguien que vive esa experiencia. Intentando indagar más sobre este sorprendente interés he acudido a su blog. Debería hacerlo siempre porque no creo que haya otro igual. Es un cajón de sastre en el que encuentras desde citas de Coelho o Jodorowsky a explicaciones científicas o históricas de lo más variopinto. Y con un toque de bipolaridad que te hace permanecer con la mirada fija en la pantalla y frotándote los ojos constantemente. Recuerdo cuando murió Mandela, que nos dijo que ella le llamaba Madiba y que pudo conocerle en el Mundial de Sudáfrica, todo ilustrado con muchas fotos de ella sonriendo allí. Y, de repente, tras un punto y aparte, nos contaba que estaba pintando la habitación de su hijo con PINTURAS ACRÍLICAS (así, en mayúsculas) y que se estaba quedando muy chachi todo. Hoy, en la última entrada de su blog, nos habla de la depresión post-vacacional. Sí, ¿qué pasa? ¿No puede padecerla ella o qué? Nos dice que, además, su vida ha dado un giro radical, pero que piensa volver a encontrar su rutina. Posteriormente continúa diciendo que “las capas y ponchos ya eran tendencia la temporada pasada pero vienen de nuevo pisando fuerte”. Y luego habla otra vez de la depresión tirando de bibliografía, para terminar metiendo un vídeo en el que sale ella anunciando vino. Esto sí que son giros radicales y no lo de su vida. Así que, llegados a este punto, volvemos a la pregunta inicial: ¿Es sorprendente que Sara aprenda portugués? Creo que tenía razón el periodista: ella hace que la normalidad sea sorprendente.

Super Falete | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.