Liopardo

Liopardo

Las navidades mágicas de Mariah Carey

Las navidades mágicas de Mariah Carey
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Empezamos el 2016 con la clásica polémica sobre el vestido de @CristiPedroche en Nochevieja y sus consabidos “que si enseña mucho”, “que si está gorda”, “que si así se convierte en un objeto”, “que si no debería”… Propongo una solución muy sencilla: cuando os llamen a vosotros para dar las campanadas vais en pijama o con un chandal de tactel. Os vestís como queráis, que es exactamente lo que hace ella. Por lo demás, la vida sigue igual, que diría Julio Iglesias. Me he paseado por las redes sociales y he visto a los famosos brindando en los Alpes, Miami, en el Caribe y hasta en Dubai; pero no encontraba nada digno de ser reseñado. Ya me estaba desesperando cuando me ha venido a la cabeza Mariah Carey, que para mí es un personaje más de las Navidades, como Papá Noel, Rudolph, el Grinch o Raphael (porropopompom). Mariah vive como nadie las Navidades y, para comprobarlo, solo hay que asomarse a su cuenta de Instagram. La cantante ha pasado estos días en Aspen, Colorado (todos los norteamericanos van a Aspen, Colorado, como ya hemos explicado anteriormente), pero no para esquiar, porque no ella no es una más. Mariah es alguien que en un momento determinado de la noche, acaba ataviada con un bañador dorado,  metida en una especie de fuente, o estanque de patos, o abrevadero (no sé lo que es) y rodeada de nieve, todo ello con la sencillez que le caracteriza y posando con gran naturalidad. ¿A que tú no? Ya unos días antes había estado sentada en el regazo de Papa Noel con uno de sus discretos pijamas navideños. Fijaos en su sonrisa, que siempre es la misma: Me he fijado en que el venerable anciano está tan bien caracterizado que parece real. O quizás lo sea, porque para eso ella es “Maraya”. Observad que nosotros, los mortales, nos tenemos que conformar con escribir la carta a los Reyes Magos para que ellos, haciendo caso omiso a nuestras peticiones, nos traigan calcetines o un peluche. En cambio, la famosa cantante tiene acceso directo y cuando les pide un peluche acaba con un koala auténtico en los brazos. Vosotros haced lo que queráis, pero yo este año le pediré mis regalos a Mariah Carey. Sé que ella puede conseguir lo que quiera porque es mágica y ya estoy harto de calcetines. Mariah, all I want for Christmas is you. Tráeme algo bueno, paya.

Super Falete | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.