Liopardo » Super Falete

Liopardo

La ceremonia de los Oscar desde dentro

La ceremonia de los Oscar desde dentro

Warren Beaty durante la pasada edición de los Oscar

seestrena.com Warren Beaty durante la pasada edición de los Oscar

Publicidad

Super Falete | Madrid
| 27.02.2018 16:39
Otro año en Los Angeles para comentar los Oscar, la antesala de Eurovisión. Nada más aterrizar conecto el móvil y lo tenía petado de mensajes de Ryan Gosling. "Me han dicho que llegas a las 15:00. Estaré esperándote en el aeropuerto". No me hizo mucha gracia porque Ryan es buena persona, pero conduce regular. Ya lo vimos en Drive. Ryan quería conocer mi opinión sobre la gala. Se pasó todo el viaje hasta el hotel preguntándome cosas. “¿Tengo posibilidades, Súper?”. Cualquiera le contaba que no había visto la película, así que le mentí: “Esto está ganado, Ryan”. Estaba claro que no iba a dejarme tranquilo en toda la noche, así que llegué a la ceremonia y le pedí a Jimmy Kimmel que me dejara colocarme entre bambalinas. Asintió. “Pero no toques nada, que te conozco”. Desde allí, fui viendo el reparto de los premios menores. Un rollo, la verdad. Menos mal que las copas son gratis y, si insistes mucho, puedes tomar los gin tonics sin cardamomo: - Súper, ¿me puedes alcanzar el sobre de la mejor película, que lo tienes ahí al lado? - Toma este mismo. Estaba tumbado encima de los abrigos cuando escuché a Faye Dunaway y Warren Beatty anunciar que el premio a la mejor película se lo habían concedido a La La Land, a pesar de que uno de los encargados de la iluminación me contó que es una manida historia de amor con forma de musical flojo. Recuerdo que después se escuchó un escándalo porque resulta que alguien se había equivocado de sobre y la ganadora era Moonlight. Menuda chapuza. Estos norteamericanos no saben organizar galas. Qué poco profesional todo. Decidí irme. Al salir me crucé con Ryan Gosling, no tenía buena cara: -‘Casey’ ganas, Ryan. - No lo entiendo, tío. Estoy hundido. - Si te sirve de consuelo, a mí Manchester frente al mar me ha dejado indiferente. Y no le mentí. Tampoco la he visto.

Publicidad