Liopardo

Liopardo

José Coronado, Eugenia Martínez de Irujo y el bífidus activo

José Coronado, Eugenia Martínez de Irujo y el bífidus activo
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
El "periodismo de investigación" tiene estas cosas. Fue terminar de escribir mi pequeña crónica de la semana pasada, cuando una bomba informativa (tenía ganas de decir esta frase) sacudía las revistas del corazón españolas: José Coronado y Eugenia Martínez de Irujo mantienen una relación sentimental. El nombre completo de ella es María Eugenia Brianda Timotea Cecilia Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart. Lo escribo por tres motivos: en primer lugar, porque parece que así se le da un toque aristocrático a esta crónica; en segundo, porque se entiende que su pareja sea un "coronado" y, en tercero, pero no menos importante, porque tengo que rellenar un mínimo de palabras y con su nombre ya tengo más de la mitad (#truqui). Las revistas señalan que les han visto besarse en la calle, paseando en moto e, incluso, en "cenas con caricias". Qué fuerte me parece que se paseen en moto, porque lo demás supongo que es lo que se suele hacer cuando tienes pareja. Y también añaden que parecen muy felices. Menos mal, porque eso significa que no les han amenazado para obligarles a estar juntos. Va todo tan bien que se acarician mientras cenan, en lugar de concentrarse en el plato, y luego pasa lo que pasa: -Qué buenas las croquetas de bacalao, Eugenia. -Pues son de pollo, José. Me alegra que sean felices, aunque la felicidad es algo muy relativo. Eugenia, a quien conocí en persona hace unos años (aunque no me gusta hablar de mis cosas), parece una persona normal que es feliz algunas veces y otras no. En cambio, José Coronado siempre está feliz. Hasta cuando padecía de estreñimiento y tenía que tomar un yogur especial para ir al baño nos lo contaba sonriendo. Le veías tan feliz con lo que tú antes considerabas como una dolencia que te daba rabia ser como un reloj en tus necesidades biológicas porque nunca podrías sonreír del mismo modo. Y es que Coronado cae simpático en general. Por eso leo que Fernando Martínez de Irujo, al ser preguntado sobre la relación, ha dicho "No sé nada… Es un actor buenísimo, extraordinario, de los mejores de España y de Europa". A ver si nos estamos pasando un poco en el elogio al cuñado; aunque yo puedo hablar menos que nadie porque al final llené mi nevera con los dichosos yogures y, desgraciadamente, sigo sin tener su sonrisa.

Super Falete | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.