Liopardo

Liopardo

El perrito de Adele es una cuestión de peso

El perrito de Adele es una cuestión de peso
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Sí, sé que esta semana se han casado Cayetano Rivera y Eva González y podría tener todo un filón de fotografías jugosas para comentar, pero no voy a hacerlo por dos motivos: porque esto no es un blog de moda y porque me gusta más la entrevista que Adele ha dado para la revista “Rolling Stone”, en la que explica el secreto de su adelgazamiento. Nos dice que va al gimnasio y que, sobre todo, se ha hecho vegetariana. Nos explica cómo ha conseguido dejar de comer carne: “Whenever I'm about to eat meat I always see my little dog's eyes”, lo que traducido sería algo así como “'Cuando me apetece comer carne pienso en los ojos de mi perrito”. ¿Es que Adele comía antes ojos de perrito? No, afortunadamente no es eso. Parece que luego lo ha aclarado en otros medios: su mascota le hace sentir culpable por comer carne. Esta sensación de culpabilidad ante tu perro es muy curiosa porque los perros comen carne y nos preguntamos si el perro se sentirá responsable de algo mientras come pienso y mira a los ojos de Adele. Me imagino que no porque un perro con pienso en el plato no levanta la vista para mirar a los ojos de nadie. Es más, estoy seguro de que, en todo caso, el perro mordería con rabia a la cantante si ella intentara cambiarle el pienso de buey por tofu o acelgas. Hasta yo una vez mordí a una amiga por eso. Por cierto, que luego Adele afirma que no le gusta el tofu. Esto es algo que hay que aclarar de una vez: el tofu es la mayor mentira que existe, no le gusta a nadie. Yo no conozco a ningún ser humano que se coma eso o las tortitas de arroz por placer. Ni un faquir se haría tanto daño a propósito, bastante tienen ya con comer cristales. El caso es que Adele ha perdido treinta kilos dejando de comer carne y acudiendo a un gimnasio. Así cualquiera, es la solución fácil. Queremos otras alternativas que sean compatibles con comer pizza barbacoa en el sofá, porque yo puedo comerme una hamburguesa perfectamente mirando a los ojos de mi perro. Es que si dejo de mirarle me la arranca de la mano de un bocado.

Super Falete | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.