Liopardo

Liopardo

El Instagram de Naty Abascal y cómo sobrevivir a unas vacaciones en la India

El Instagram de Naty Abascal y cómo sobrevivir a unas vacaciones en la India
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
¿Cómo sois así conmigo? Sabéis que llevo todo el verano quejándome porque no pasa nada en el mundo de la víscera y nadie es capaz de avisarme de que Naty Abascal tiene cuenta en Instagram y que la ha llenado de fotos de su viaje a la India. Conozco tres motivos por los que viajar a la India y ninguno de ellos me vuelve loco. El primero de ellos es acudir allí con una ONG a ayudar en todo lo que se pueda. Yo admiro a quien lo hace, pero reconozco que no sería capaz. El segundo es ir por una apuesta, como Phileas Fogg. Se trata de eso: de cumplir con la apuesta y salir de allí lo más rápido posible. Es con quien más me identifico. El último y mayoritario es visitar el subcontinente en un viaje con hotel de lujo y visitas guiadas al Taj Mahal esquivando la pobreza. Lo curioso es que estos tres tipos de viajeros tan distintos entre sí coinciden al decir que el viaje les ha cambiado la vida como si fueran los Beatles. Naty Abascal, por supuesto, pertenece al último grupo y las fotografías que ha publicado así lo indican. Dejemos claro que lo de que Bombay es un paraíso solo lo creen los fans de Mecano y quienes desayunan en una bandeja de plata sin salir del hotel, como ella. Por supuesto, también tiene su foto con elefantas y siete hashtags (#jaipur #india #summertime #travel #elephant #animalworld #nature), luciendo vestido, sombrero de paja y gafas de sol. Aunque, si os fijáis mucho, se ve un señor detrás, estoy seguro de que es Naty quien consigue que las elefantas posen con naturalidad. Y, no podía ser de otro modo, también podemos ver su foto en el Taj Mahal. Ella, todo hay que decirlo, siempre está elegante, impecable, ajena a todo. Es Naty Abascal, que llegó a salir en una película de Woody Allen (Bananas, 1971) y a ser musa de Óscar de la Renta y Valentino, entre otros. Todavía recuerdo el escándalo que se desató cuando maliciosamente se insinuó que Naty había bebido más de la cuenta en un restaurante parisino. De la noticia publicada rescato que una amiga aclaró que "No había bebido nada. Es que ella habla así”. Y yo la creo.

Super Falete | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.