Liopardo » Super Falete

Liopardo

Duelo pasivo-agresivo

Duelo pasivo-agresivo

Alba Carrillo

Gtres Alba Carrillo

Publicidad

Super Falete | Madrid
| 27.02.2018 16:40
Lo peor que tiene comentar la prensa rosa es que los temas que más se repiten coinciden con los que más me aburren. Cuando la semana pasada vi que Alba Carrillo iba a conceder una entrevista mi moral se vino abajo: “Vas a tener que hablar otra vez de la dichosa parejita”, pensé. Era inevitable porque ya han terminado los Goya y los Oscar y queda todavía lejos Eurovisión y el Rocío. Así que allí fue primero la chica y la semana siguiente también su madre y se sentaron, más que para someterse a preguntas, para largar pestes de Feliciano. Lo digo porque algunas perlas las iban soltando sin siquiera venir a cuento, como fruto de una improvisación que no era tal o a mí no me lo pareció; más que nada porque he leído que le pagaron a Alba 60.000 euros (a la madre no lo sabemos) y esa cifra no se suelta a cambio de contar lo que desayunaba tu ex. Y así, entre risas y llantos, Alba, quien afirmó que había estado ingresada en un famoso centro especializado en psiquiatría y psicología y se comenta que está allí de nuevo (aunque yo la veo activa en las redes sociales), fue poniendo en duda la orientación sexual de Feliciano, contó que apenas la tocaba, afirmó que le propuso hacer tríos y que era un asiduo de las señoritas de compañía cuando estaba haciendo el circuito ATP. Preveo una demanda de varios folios. “El partido de mi vida ya lo he ganado quitándomela de en medio”, ha contestado Feliciano. Pero quien parece que se ha cabreado bastante es Carolina Cerezuela, casada con Carlos Moyá, a quien no ha sentado bien la generalización de Alba: “Los tenistas tienen sus chicas en los torneos”. Carolina dejó caer en sus RRSS que la que estaba quedando mal hablando de estos temas era la propia Alba y esta, a su vez, contestó en Instagram (aunque luego lo borró), que Carlos y Carolina (sin nombrarles, claro) serían muy buenos amigos de Feliciano, pero no se habían bajado del barco para ir a la boda. Creo que es el preludio de un duelo pasivo-agresivo que va a durar unas semanas. Que llegue Eurovisión pronto, por favor.

Publicidad