La vida puede en ocasiones resultar difícil y complicada pero no más de la que pueden estar viviendo otras personas.

Las malas noticias pueden sucederse, pero también los buenos momentos pueden llegar a partir de ellas.

Es el caso de Chase Smith y Sadie Mills que han contraído matrimonio en Indiana, Estados Unidos, después de que a él le dijeran que le quedaban tan solo unos meses de vida.

La vida de Chase ha sido muy dura desde los 12 años cuando le diagnosticaron un primer cáncer en el muslo de la pierna izquierda.

Su pasión ha sido siempre la natación que le ha permitido participar en varias competiciones, así como suponer una motivación más por la que luchar contra el tumor.

La situación se complicó años después cuando le diagnosticaron otro en la otra pierna, que acabó de hundir definitivamente a sus padres.

Sin embargo, todo pegó un vuelco cuando conoció a Sadie en una competición. Desde el primer momento que la vio supo que estaban hechos el uno para el otro. Empezaron a quedar y tener citas. Planificaron hasta su futuro juntos en la universidad, pero, de nuevo, otro golpe iba a hacerlos bajar de la nube.

Chase volvió al hospital donde el médico le diagnosticó un glaucoma de Edwin y le advirtió que le quedaban tan solo unos meses de vida.

Fue entonces cuando no tuvo dudas y decidió valientemente pedirle matrimonio a Sadie. Con tan solo 18 años, han tenido una preciosa boda justo delante del porche de la casa de Sadie, lugar en el que Chase fue a recogerla para su primer cita.

En una entrevista a IndyStar admiten que están viviendo con la máxima intensidad estos meses. Durante su enlace pronunció unas preciosas palabras que sirven como una verdadera lección de vida.

"Las personas preciosas en tu vida, la cantidad de tiempo que están en tu vida, vive cada momento que tengas. Disfruta y da todo lo que puedas en esas relaciones. Y sé que hay mucho posible con el amor cuando tu amor incluye a Dios", concluyó.

Pincha en el vídeo para ver sus fotos de boda.