Liopardo

Liopardo

Una camarera invita a desayunar a dos bomberos y ellos recaudan 70.000 dólares para su padre paralítico

Una camarera invita a desayunar a dos bomberos y ellos recaudan 70.000 dólares para su padre paralítico
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Dos bomberos de Nueva Jersey, Tim Young y Paul Hullings, estuvieron luchando contra el fuego una noche, durante más de 12 horas. Cuando lograron terminar su labor, se fueron a una cafetería a reponer fuerzas y tomarse un buen café. La camarera que les atendió, Liz Woodward, escuchó su conversación y, al ser consciente de lo difícil que resultaba ser bombero y jugarse la vida en cada jornada, decidió invitarles a desayunar. Cuando Tim y Paul pidieron la cuenta, Liz les entregó una nota de agradecimiento por su esfuerzo, valentía y carisma, y les anunció su invitación: "Hoy a vuestro desayuno invito yo. Gracias por todo lo que hacéis: por ayudar a otros y por acudir corriendo a aquellos sitios de los que los demás escapan. No importa el papel que tengáis: sois valientes y fuertes. Gracias por ser tan valientes todos los días. Movidos por el fuego y llenos de valor, ¡sois todo un ejemplo! ¡Ahora a descansar!".

Imagen no disponible | Montaje

Ambos agradecieron enormemente el gesto tan desinteresado de la camarera, y no olvidaron su nombre. Tim recuerda el momento: "Qué gesto tan desinteresado y amable. Definitivamente, recomiendo a todos mis amigos visitar esta cafetería para colaborar con el negocio y, si vuestra camarera es Liz, dadle una buena propina". Poco tiempo después, los bomberos se enteraron de que el padre de su camarera favorita llevaba 5 años paralítico, y que su familia había creado una plataforma en internet para recaudar fondos y así poder comprar un vehículo apropiado para trasladar a su padre.

Imagen no disponible | Montaje

"Resulta que la chica que nos invitó al desayuno es la que realmente necesita ayuda…", afirmó Tim, así que decidieron devolverle el favor, movidos por su gran gesto. Hicieron un llamamiento en Facebook pidiendo a la gente que colaborara con su causa. Y, entonces, se produjo el milagro. En muy pocos días, lograron recaudar más de 70.000 dólares, muchos más de los 17.000 que necesitaban para el vehículo. Liz, y toda su familia, no podía creerlo. "Todo lo que hice fue invitarles a desayunar. Nunca esperé más que una sonrisa", relata la camarera. "Esto sólo muestra que hay que ser amables con los demás, y que un único gesto puede cambiar vidas".

Imagen no disponible | Montaje

Liopardo | Madrid | 26/02/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.