La superación, el esfuerzo y el sacrificio a veces suelen terminar en una gratificante recompensa, pero para ello es necesario trabajar duro.

Un ejemplo de ello ha sido Iker Alfredo Rodríguez, un niño mexicano de 10 años que ha ideado una creativa forma de conseguir su propósito.

Con la crisis del coronavirus mucha gente decide utilizar internet y aplicaciones para que le traigan los pedidos, pero Iker se ha ofrecido de intermediario.

Su objetivo es comprarse una bicicleta y una tablet y para ello ha empezado a ofrecerse a los vecinos para hacer recados por 15 pesos mexicanos (20 céntimos) para evitar los elevados costes de distribución de algunas plataformas.

De esta forma ayuda a prevenir riesgos de la población al evitar que salgan de sus casas y llevar a cabo esa tarea.

Todos los vecinos le apoyan en su deseo y ya han empezado a contactarlo para que haga los primeros recados.

VER MÁS: La cortina de los abrazos