La de Luca y Alba es sin duda una de las historias más emotivas, poderosas y bonitas que hemos contado nunca en los casi cinco años de vida de Liopardo.

Luca Trapanese es un hombre italiano de 41 años que está desafiando todos los estereotipos y rompiendo los moldes. En 2017 Luca adoptó a su hija Alba cuando esta apenas tenía un mes de vida.

Adoptar a un niño es un proceso muy complicado y largo. Además los servicios sociales en Italia normalmente no suelen conceder la adopción a hombres solteros y homosexuales, como es el caso de Luca.

Más tarde, Luca explicó a los medios que le dijeron que solo podría adoptar a un niño con problemas de salud o de comportamiento. Pero eso no le asustó.

Cuando Alba llegó a su vida tenía sólo unos pocos días de vida. Su madre la había dado en adopción por que tenía síndrome de Down y hasta veinte familias habían rechazado adoptarla por esta condición. Por suerte Luca estaba allí para cambiar la vida de Alba para siempre.

"Cuando la sostuve por primera vez en mis brazos, me invadió la alegría. Sentí que era mi hija de inmediato", aseguro Luca.

Desde los 14 años Luca había estado colaborando y siendo voluntario en organizaciones que ayudaban a niños con necesidades especiales. "Desde que tenía 14 años, me ofrecí como voluntario y trabajé con niños con diferentes capacidades, así que sentí que tenía el conocimiento y la experiencia adecuados para hacerlo", dijo Luca a los medios.

Ahora su vida gira en torno a la pequeña Alba que no puede ser más querida y arropada por su papa Luca, su gato Gregorio, sus abuelos y montón de amigos y familiares.

Luca ha estado documentando su vida junto a Alba a través de su cuenta de Instagram y, como podrás comprar en nuestro vídeo, las fotos no pueden ser más bonitas.

VER MÁS: ¡Pura emoción!