Liopardo » Sniff

SORPRENDENTE

Una mujer encuentra a su hijo en Australia 66 años después de tener que renunciar a él

Issy Car tenía 20 años cuando fue obligada a dar en adopción a su bebé recien nacido porque no estaba casada.

Madre e hijo [archivo]

Pixabay Madre e hijo [archivo]

Publicidad

Issy Car tenía 20 años cuando dio a luz a su bebé. Corrían los años 50 en Reino Unido, y ella no estaba casada, algo no muy bien visto en aquella época. Por ese motivo, los padres la obligaron a renunciar al bebé, algo que nunca les perdonó. "Lo tuve en Melling, el 13 de junio de 1955", recordaba Issy para un medio loca "Le quise enseguida y le llamé George, pero la enfermera Eccles, una enfermera encantadora, me dijo que le habían dicho que no podía verle ni cogerle. Se lo llevaron rápidamente y nunca más lo volví a ver".

Inmediatamente después de dar a luz, Issy trató de buscarlo incansablemente, pero nunca tuvo suerte. Jamás hubo un día en el que que no pensara en dónde estaría su hijo. Un día, encontró un banco de ADN que ayuda a localizar a familiares lejanos, y así fue cómo dio... con su nieta.

Casualmente Kym Carthew, una mujer australiana de 43 años, estaba inscrita en el banco de ADN para intentar encontrar a su padre. Ambas muestras coincidieron y nieta y abuela se encontraron sin tan siquiera esperarlo. Ambas continuaron juntas con la investigación y finalmente descubrieron que George, en realidad, se llamaba Keith y se había mudado con su familia a Australia cuando tenía 15 años.

 

"Kym acudió a la dirección junto a su marido", contó Issy. "Llamó a la puerta y un hombre respondió. Ella preguntó por su nombre y por su fecha de nacimiento y le dijo: 'soy tu hija'. Al parecer, casi se cae al suelo". Cuando charlaron un poco más, Kym también le reveló que había encontrado a su madre.

El 13 de junio, padre e hija reunidos, compartieron el cumpleaños de Keith con Issy a través de Zoom. La madre está feliz de haber encontrado por fin a su hijo: "He descubierto que tenemos mucho en común y un sentido del humor similar. Keith es mi viva imagen y su hija es preciosa. Incluso su gato se llama Bonnie, como el mío".

Kym asegura que tanto su padre como ella están deseando que se acaben las restricciones del Covid para poder viajar a Inglaterra y visitar a Issy. Tal y como relata ella, ayudar a su abuela a encontrar a su hijo ha sido "la mejor sensación del mundo".

VER MÁS: Se pone de parto tras 10 años intentando quedarse embarazada

Publicidad