Liopardo » Sniff

ADORABLE

La increíble historia del padre soltero que adoptó a un niño abandonado por dos familias

Un hombre ugandés afincado en Estados Unidos se ha vuelto viral por su encomiable dedicación al cuidado de los niños.

Publicidad

En un mundo donde todo sucede a un ritmo vertiginoso y cada uno tiene sus propias preocupaciones parece que ya no queda tiempo para estar por los demás.

Sin embargo, aún quedan personas que siguen dedicándose en cuerpo y alma al bienestar y la felicidad de otras.

Este es el caso de Peter Mutabazi, un hombre ugandés que se ha vuelto viral por su entrega y dedicación al cuidado y protección de niños.

La historia de Peter comienza en Uganda cuando vivía en la extrema pobreza. Allí comprendió mejor que nadie el valor que tiene la vida y la poca utilidad de las capacidades materiales.

Con 10 años fue rescatado de las calles del país africano y se pasó gran parte de su vida viajando por todo el mundo ayudando a la gente hasta que hace diez años se instaló en Oklahoma, Estados Unidos.

Desde que se instaló ha trabajado para una organización humanitaria cristiana mundial que ayuda a los niños necesitados.

Esa maravillosa labor de acogida que ha llevado a cabo con varios niños sin recursos le volvió famoso en el barrio. Fue en ese momento cuando conoció a Tony, un chico de entonces 11 años con el que se encariñó y quiso dar un paso más allá.

La vida de Tony no ha sido en absoluto fácil ya que fue doblemente abandonado. Primero cuando era un bebé y posteriormente por sus padres adoptivos.

Al conocer sus terribles vivencias, Peter no dudó en iniciar el proceso de adopción que resultó lento y arduo. Hasta el pasado noviembre no obtuvo la confirmación definitiva, momento en el que se celebró el juicio que reconocía legal y oficialmente su filiación con Tony.

Tan solo unas semanas después Peter recibió la ciudadanía estadounidense como compensación a su gran acto de solidaridad.

Durante este tiempo, Peter no ha dejado de lado su labor humanitaria y ha seguido acogiendo a pequeños y brindándoles un hogar. Esto ha hecho que obtenga la licencia de “Foster care” que regulariza la situación.

En los últimos cuatro años, ha acogido en su casa a un total de 12 niños a los que ha cuidado y tratado como si fuera un padre. Con Tony a su lado, que ahora tiene ya 13 años, se siente inmensamente feliz y con ganas de seguir aportando a la sociedad.

Pincha en el vídeo para saber más.

Publicidad